PASO A PASO

UN PORT-A-CATH MUY COOL

A la semana de darme mi primera quimio el oncólogo me citó para ver como la había tolerado y cómo iba con la que tomaba via oral.
La que tomaba vía oral  (XELODA) no me gustaba ya que mi osteópata me había informado que estas pastillas no eran quimio, sino que al ingerirlas, nuestro organismo las transformaba en quimio, por lo que había un “trabajo” extra de las células de mi cuerpo que deberían estar centradas en otros asuntos y no en convertir un medicamento en quimioterapia.  Estas pastillas al ser ingeridas son transformadas por nuestro organismo en 5-FLUOROURACILO, llamado comúnmente 5-FU  por lo que le comenté que por qué no me ponía directamente el 5-FU y me quitaba las pastillas de XELODA.

Por lo visto, el 5-FU solo se puede poner inyectable, y dado que yo tenía un dolor de brazo tremendo por la quimio que me pusieron el dia 2, decidió no ponérmelo hasta que me pusieran un PORTACATH, tambien llamado “reservorio”, ya que mi vena del brazo donde me inyectaron la quimio estaba muy dolorida y no creía que aguantara otra más. (Hay venas que llegan a “quemarse” con la quimioterapia).
Pero había un problema: dos meses de lista de espera para ponérmelo, y lo harían en el brazo, en la zona del biceps, por lo que a parte de ser incómodo para mi, se encontraron con el “problema” de mis tatuajes en ambos brazos. Gracias a que por el trabajo tengo una póliza privada y a que él conoce a casi todos los oncólogos de la MD ANDERSON CANCER CENTER MADRID, pude ponérmelo en pocos días ya que habló con ellos y quedaron en que, lo que no me pudieran hacer en un sitio por lista de espera, me lo harían en el otro.

(más…)

Anuncios

2º OPINION EN LA SANIDAD PRIVADA

Lunes 30 de Diciembre de 2013 – Consulta de oncología – Lugar: MD Anderson Cancer Center Madrid

En mi trabajo los empleados tenemos una póliza con Adeslas que pagamos a medias con la empresa, a punto estuve el año pasado de cancelarla para reducir gastos mensuales pero gracias a que no lo hice pude hacer uso de ella para pedir una segunda opinión. Me dirigí al centro que tiene MD Anderson de Houston aquí en Madrid totalmente desesperada, ya que en estos casos, siempre buscas varias opiniones. Soy partidaría de la Sanidad Pública y la defiendo al 100% pero en esos momentos en los que ves “que te vas” buscas ayuda en cualquier sitio.

El mismo día que tuve la consulta con el médico de digestivo del Hospital Doce de Octubre la tenía más tarde con una oncóloga en la MD Anderson, así que tras salir de su consulta nos dirigimos todos hacia éste centro en plena calle Arturo Soria de Madrid.

Me resultó muy llamativo ver la cantidad de gente que había, el centro estaba hasta la bandera, las consultas tenían mucha gente fuera esperando y había un tráfico de pacientes de un lado a otro alarmante…. ¿toda esta gente tiene cáncer?, me pregunté a mi misma… y un escalofrío me recorrió por dentro.

(más…)

Y DE REPENTE, UNA LUZ

Lunes 30 de Diciembre de 2013 – Consulta de aparato digestivo – Lugar: Hospital Doce de Octubre

Por fin había conseguido cita en el Hospital Doce de Octubre, estaba esperanzada y a la vez asustada, pero esa mañana iba a cambiar todo y la oscuridad se comenzaría a disipar para dejar paso a una pequeña luz.

Me atendieron antes de las consultas, a las 8,30 de la mañana, ya que no fué posible darme cita por lo llena que tenían los médicos las agendas. Agradezco eternamente el que me vieran de esta manera y se preocuparan por hacerlo lo antes posible.

En la sala de espera ya era todo un manojo de nervios y no paraba de llorar… estaba tan asustada que llevaba llorando desde el 15 de Diciembre… estaba agotada, cansada, hundida y aterrada.

(más…)

SENTENCIA DE MUERTE

Martes 16 de Diciembre de 2013 – Consulta de oncología – Lugar: Hospital Universitario Infanta Elena

No fuí sola, sabía que no sería capaz de superar aquella consulta sola. Tampoco fuí con mis padres, porque intuía lo que me iba a encontrar y no quería hacerles pasar a ellos por aquello con la crudeza con la que ocurrió. Y menos mal que no fuí sola, porque aún a día de hoy,  si no fuera por la persona que me acompañó, dudaría de lo que me dijo el oncólogo y la forma en que me lo dijo.

Tras esperar casi una hora en la sala de espera, entramos en la consulta y se presenta: “Hola, soy el Doctor X, no voy a ser tu oncólogo, soy el suplente de la suplente , ya que tu médico está de vacaciones y la suplente no ha podido venir, yo soy investigador nuclear de la Fundación Jimenez Diaz y te voy a explicar lo que tienes”.

Pues vale. Me quedo ojiplática ante esta presentación y por un momento pienso que puede que no sea tan grave lo que tengo y que me va a dar buenas noticias.

(más…)

DIAGNÓSTICO:CÁNCER

Lunes 15 de Diciembre de 2013 – Consulta de digestivo – Lugar: Hospital Universitario Infanta Elena

En la hora que estuve esperando en la sala de espera no paraba de temblar, y no pude evitar pensar que esa debía ser la sensación que tenían los condenados a muerte porque en mi interior, algo que estaba diciendo a gritos que lo que me iban a comunicar no iba a ser nada fácil de digerir.
Entrar en la consulta y venirme abajo fué todo en uno, la cara de la doctora me lo decía todo: era grave. En un principio no quiso darme detalles, simplemente se limitó a comunicarme que no existía la opción de operar y que me mandaba con volante urgente a la consulta del oncólogo. Con esta información y yo en una crisis de ansiedad pretendía que me fuera a casa y esperara a que el oncólogo me viera.

Tuve que exigirle que me informara:

(más…)

QUE EMPIECE EL BAILE

Esta es mi historia asi que comencemos por el principio, por ese momento en el que tu vida cambia radicalmente en cuestión de segundos y ya núnca volverá a ser la misma.

Jueves 5 de Diciembre de 2013 – Colonoscopia – Lugar: Hospital Universitario Infanta Elena

Debido a un pequeño sangrado en las heces que noté a mediados de noviembre, me piden una colonoscopia urgente que me hacen a los pocos días. Mi doctora no estaba preocupada ya que creía que se trataba de alguna hemorroide interna y quería comprobarlo con esta prueba.
Fuí nerviosa a la prueba ya que la anestesia, aunque sea leve, siempre me ha infundido mucho respeto, pero gracias a la amabilidad de las enfermeras me pude relajar. Despierto de la prueba y no me dicen nada, simplemente me llevan a una de los pequeños habitáculos para que me siente y espere a que me digan los resultados. Mientras espero escucho como a las personas de los habitáculos de mi alrededor les van dando los médicos los resultados allí mismo y se van con sus informes.
Llega mi médico, me mira muy seria y me dice que les acompañe al despacho… se me hiela la sangre porque ni siquiera me dejaron vestirme, me llevaron con la desastrosa bata azúl abierta por detrás que tienes que ir sujetándote para no enseñar el trasero, y esas fundas que te ponen en el calzado.

(más…)