5-FU

UN PORT-A-CATH MUY COOL

A la semana de darme mi primera quimio el oncólogo me citó para ver como la había tolerado y cómo iba con la que tomaba via oral.
La que tomaba vía oral  (XELODA) no me gustaba ya que mi osteópata me había informado que estas pastillas no eran quimio, sino que al ingerirlas, nuestro organismo las transformaba en quimio, por lo que había un “trabajo” extra de las células de mi cuerpo que deberían estar centradas en otros asuntos y no en convertir un medicamento en quimioterapia.  Estas pastillas al ser ingeridas son transformadas por nuestro organismo en 5-FLUOROURACILO, llamado comúnmente 5-FU  por lo que le comenté que por qué no me ponía directamente el 5-FU y me quitaba las pastillas de XELODA.

Por lo visto, el 5-FU solo se puede poner inyectable, y dado que yo tenía un dolor de brazo tremendo por la quimio que me pusieron el dia 2, decidió no ponérmelo hasta que me pusieran un PORTACATH, tambien llamado “reservorio”, ya que mi vena del brazo donde me inyectaron la quimio estaba muy dolorida y no creía que aguantara otra más. (Hay venas que llegan a “quemarse” con la quimioterapia).
Pero había un problema: dos meses de lista de espera para ponérmelo, y lo harían en el brazo, en la zona del biceps, por lo que a parte de ser incómodo para mi, se encontraron con el “problema” de mis tatuajes en ambos brazos. Gracias a que por el trabajo tengo una póliza privada y a que él conoce a casi todos los oncólogos de la MD ANDERSON CANCER CENTER MADRID, pude ponérmelo en pocos días ya que habló con ellos y quedaron en que, lo que no me pudieran hacer en un sitio por lista de espera, me lo harían en el otro.

(más…)